Grosses Bild

Inhalt

Un cuidado en perfecta armonía
con su piel

La Bionomía es la "ciencia de las leyes de la vida y el estudio de las relaciones de los seres vivos y el medio ambiente”

Desde la bionomía se ha derivado el término " cuidado bionómico de la piel”. El término "Bionómico" evidencia  la diferencia con la cosmética hasta ahora conocida así como la exigencia de unos parámetros de calidad  muy especiales. Esto significa que  se ha buscado con  gran compromiso y de forma consecuente la máxima protección y embellecimiento de la piel, dentro del más avanzado conocimiento dermatológico y sin olvidar el respeto por la vida animal y el medio ambiente. 

En este sentido queremos diferenciarnos  rotundamente del tan a menudo mal empleado término de “cosmética natural”. Primero, porque también las sustancias naturales pueden desencadenar reacciones alérgicas y hacer enfermar a la piel, y después porque en la “cosmética natural” aparecen con demasiada frecuencia sustancias químicamente sintetizadas, como los conservantes. Para que la presencia de dichas sustancias resulte menos agresiva, como es el caso de los conservantes parabenos, benzoato de sodio o sorbato de potasio, se tienden a identificar como “idénticas o afines a la naturaleza”.Que una sustancia químicamente sintetizada  sea idéntica o afín a la naturaleza sólo indica que  de la misma se podrán encontrar pequeñas cantidades en la naturaleza. El que un conservante se pueda calificar como idéntico o afín a la naturaleza, no significa en modo alguno que vaya a ser compatible con la piel.  

La filosofía del concepto desarrollado por los fundadores de SkinIdent® ,el Dr. Thomas Baumann y el Dr. Ernst Walter Henrich, tiende a establecer unos criterios de calidad para los tratamientos de belleza, eficaces y ampliamente compatibles con el organismo. Además, si decimos que algo es natural para la piel, en ningún caso estaremos refiriéndonos  a sustancias naturales, sino a sustancias a las que la piel y  sus células inmunes identifican como componentes naturales del propio cuerpo.  

Las famosas frases publicitarias  de “naturaleza para la piel” o “productos naturales para la piel”, habrán de reformular su mensaje en base al conocimiento actual, el cual  recomienda respetar la naturaleza de la piel y emplear únicamente productos verdaderamente compatibles con ella. En realidad, una sustancia se puede considerar  como natural para nuestro organismo  si realmente  forma parte de este. Así pues, cualquier sustancia igual o completamente  idéntica a las que se encuentran en nuestro organismo no desencadenarán  normalmente reacciones alérgicas por parte del sistema inmunológico.