Grosses Bild

Inhalt

Un verdadero Anti-Edad con base
Científico-Dermatológica

Un cuidado sano de la piel como el mejor anti-envejecimiento

Seamos sinceros y realistas: no es posible oponerse al determinismo genético en relación al envejecimiento de nuestra piel. Sin embargo, también es cierto  que nosotros podemos hacer bastante por su estado general, dado que el proceso de envejecimiento no sólo depende de los genes, sino también de otros importantes factores marcados por el medio ambiente, la alimentación, el estilo general de vida y, por supuesto, de los cuidados que brindemos a nuestra piel. Para tratar la influencia de estos aspectos (Medio ambiente, alimentación, estilo de vida), hemos publicado una serie de prospectos informativos e importantes  recomendaciones en cuanto a la correcta exposición solar del cuerpo, así como a la alimentación como elementos importantes para el cuidado de nuestra piel y de la salud en general, siempre tratados desde el punto de vista médico. Todas estas recomendaciones están gratuitamente a su disposición en los institutos de belleza que colaboran con nosotros.  Los cuidados de belleza, fundamentados en el conocimiento científico, para combatir el envejecimiento de la piel, no sólo se deben quedar en un elemento publicitario sin más, deben  cumplir rigurosamente unos criterios científicos y dermatológicos:   

  1. No deberían de incorporar ingredientes que acelerasen el envejecimiento de la piel . Un estudio de la Universidad de Tokio, realizado en 2006, evidencia que los conservantes mayoritariamente utilizados provocan exactamente este efecto.
  2. No deberían contener ninguna sustancia que pudiera desencadenar alergias o hacer enfermar la piel. Los perfumes, fragancias y aceites esenciales, se cuentan entre los principales desencadenantes de alergias dentro de la cosmética. Sin embargo, también cualquier otra sustancia extraña al organismo puede desencadenar una reacción alérgica. Por ello, el camino más seguro de evitarlas es la utilización de aquellas sustancias que ya aparecen en el organismo de por sí, es decir, sustancias idénticas a las de la piel y el cuerpo.
  3. Es preciso alejarse de la creencia errónea de que los productos naturales son siempre sanos y buenos, tal y como han venido sosteniendo muchas firmas del sector a través de la publicidad en los últimos años. Precisamente, son  algunas de estas sustancias naturales las que se cuentan entre los más frecuentes desencadenantes de alergias en la piel. Así pues, las fragancias y los aceites esenciales están entre las sustancias naturales, del mismo modo que los abundantemente utilizados conservantes, como los parabenos, el ácido benzoico y el ácido sórbico que también se encuentran en la naturaleza. Por ello es importante saber que el sistema inmunológico no distingue entre natural y sintético, sino entre idéntico y extraño al  organismo. Los investigadores de Dr. Baumann SkinIdent®, al igual que muchos otros científicos, no consideran que la “cosmética natural” sea por tanto el camino a seguir. El punto clave que persigue la investigación de Dr. Baumann SkinIdent® es la diferenciación de lo que resulta sano y lo que no para el organismo y para la piel.
  4. Los ingredientes que se empleen para el cuidado de la piel deberán de reforzar y asegurar de forma óptima las funciones propias de la piel, como son la función de barrera de la epidermis, la de protección y regeneración. Gracias al empleo de lípidos idénticos a los de la piel, se consigue fortalecer de forma óptima esta función de barrera de la piel, contribuyendo a obtener una piel perfectamente hidratada y bella.  Las investigaciones científicas han constatado que la utilización de determinadas vitaminas aplicadas en dosis específicas logran, de forma totalmente natural, excelentes resultados a la hora de proteger la piel, así como de regenerarla de un modo eficaz y palpable. 

Conclusión:  Estos criterios son exactamente los que se han plasmado en la línea SkinIdent® (única línea en el mundo capaz de materializarlos). El departamento de investigación de Dr. Baumann SkinIdent®, tras 14 años de investigación, logró finalmente en 2003 alcanzar su formidable objetivo. SkinIdent® es la primera y única línea de cuidados de la piel que se constituye únicamente a base de principios activos y vitaminas idénticos a los del organismo y de la piel. SkinIdent® cumple rigurosamente con todos los criterios científicos y dermatológicos mencionados anteriormente, constituyéndose en un real y eficaz tratamiento anti-envejecimiento de la piel que con total garantía logra un inmejorable resultado, dentro de los límites genéticos individuales.