Grosses Bild

Inhalt

Un Suave Cuidado Bionómico para el Bebé

¡Lo que es bueno para la madre y el padre, también es bueno para la piel del niño!

Cuidar, mimar y ser saludable

Precisamente, en un organismo aún en desarrollo, no es recomendable un tratamiento con productos que puedan contener sustancias críticas como fragancias y aceites esenciales, así como perfumes y conservantes químicos. Con los productos de la línea DR. BAUMANN® y en especial con los de la línea SkinIdent®, se descarta cualquier tipo de peligro sobre la piel de los más pequeños, dado que sus ingredientes han sido seleccionados con el mismo esmero y cuidado que los demás productos de DR. BAUMANN SkinIdent® y siempre bajo estrictos criterios dermatológicos, para la salud y bionómicos. En concreto los especialmente suaves productos  SkinIdent® no sólo resultan ideales para la madre y el padre, sino también para el bebé. La razón de ello es que los productos SkinIdent®, aparte de llevar vitaminas de alto efecto protector y terapéutico, contienen únicamente ingredientes  y principios activos como los que ya de por sí se encuentran dentro de nuestro organismo. Este suave y natural tratamiento representa auténticamente la perfección. Con estos excepcionales productos  de las líneas DR. BAUMANN® y SkinIdent® no podemos sino que animarle a que mime a su pequeño con un maravilloso masaje que contribuirá a su deleite y al sano cuidado de su piel. 

Los productos más importantes del programa para bebés y niños son:

  • DR. BAUMANN BABY & KIDS CREAM
  • DR. BAUMANN BABY CLEANSING LOTION
  • DR. BAUMANN INTENSIVE LOTION
  • SkinIdent VITAMIN CREAM dry skin
  • SkinIdent BODY LOTION

Acariciar, mimar y cuidar a los más pequeños 

El contacto sensorial es para los más pequeños algo muy especial, ya que el tacto se encuentra ya muy desarrollado, incluso a muy temprana edad. El suave masaje del pequeño con los productos para el cuidado de la piel de la línea SkinIdent® hace literalmente "milagros" ya que no sólo refuerza los lazos entre el bebé y sus progenitores, sino que es muy sano y deja al pequeño feliz y relajado.

El masaje infantil es un lenguaje no verbal que aumenta el contacto afectivo del bebé con sus padres a través del toque, la mirada, la piel, la sonrisa, los sonidos, los abrazos, las caricias, el olor y los estímulos. 

Los masajes en los bebés provocan un estado de relajación y calma, fomentan la resistencia de su organismo, favorecen un sueño tranquilo y mejoran el desarrollo psíquico.

El masaje también ayuda a regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal, incluso estimula el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso.

El masaje del bebé con los productos bionómicos de DR. BAUMANN® y SkinIdent®

 La  recomendación especial que le hacemos es la siguiente: Tomar una cantidad de VITAMIN CREAM dry skin de SkinIdent® o de BABY & KIDS CREAM de DR. BAUMANN®. Mézclela con  INTENSIVE LOTION de DR. BAUMANN® en un pequeño bol y atempere la mezcla en las manos antes de aplicarla sobre el cuerpo del bebé.

A continuación le damos unos consejos para realizar un buen masaje al bebé:  

1. Dale un buen masaje en los brazos, desde los hombros a las muñecas. Para ello forma un anillo con tus dedos índice y pulgar en torno al bracito del bebé. Ten mucho cuidado al llegar al codo pues es una región muy sensible.

2. Detente en la muñeca y práctica movimientos giratorios. Recuerda, siempre con suavidad. Con las muñecas cogidas, cruza sus manos una tras otra y después júntalas. Este movimiento suele gustar al bebé…no dudes en repetirlo.

3. Con nuestras manos formando un anillo alrededor del brazo como hemos dicho anteriormente, efectúa movimientos muy suaves y delicados realizando un movimiento rotatorio, como si atornillases

4. Pasemos a las piernas y los pies…coge su mano izquierda y júntala con su pie derecho y al revés. Esto se llama gesto cruzado y es un ejercicio de coordinación. Ahora coge sus dos pies y crúzalos…primero por delante y luego por detrás. Repite el movimiento varias veces, alternando.

5. Ahora vamos a masajearle los pies. El masaje en la planta de los pies es sumamente relajante. Aquí podemos realizar varios movimientos: puedes comenzar presionando los deditos, luego recorre la planta y vuelve a los dedos. Con el pulgar presiona ligeramente la planta del pie. Acaricia suavemente cada dedito

6. Vamos a masajear el estómago de nuestro bebé. Para ello acaricia el vientre moviendo las manos en forma circular en el sentido del reloj y empezando siempre debajo de las costillas.

7. Ahora coloca al bebé boca abajo… vamos a comenzar con movimientos largos y lentos que vayan desde la cabeza, el cuello, la espalda hasta las piernas, siempre hacia abajo y en una sola dirección.

8. Masajea suavemente los hombros y la espalda con las yemas de tus dedos, con pequeños círculos. No debes masajear la columna vertebral del bebé, sólo coloca las manos y deja que el bebé sienta tu calor.

9. En la cara masajea las cejas del interior al exterior, las mejillas con rotaciones delicadas y la zona de barbilla deslizando los dedos suavemente hacia arriba.

10. Para finalizar el masaje realiza movimientos lentos y suaves, bajando desde la cabeza y la espalda hasta los dedos de los pies, suave y cariñosamente.

Por lo general el pequeño permanecerá tranquilo, disfrutando de las caricias. Sólo si se quejara se debe finalizar. Incluso los adultos no necesitan un masaje cuando están incómodos o echan algo en falta.

¡El bienestar y la alegría del bebé siempre deben ser lo primero!